Consejos para ahorrar batería en un dispositivo iPhone
La popularidad del iPhone está en auge, pero la duración de su batería aún deja que desear. Sin embargo, podemos incrementarla con unos pequeños ajustes.
Repetidores móviles

Hace unos días, publicamos una lista de consejos para aumentar la duración de la batería en dispositivos Android. Ahora le toca a sus principales competidores: los iPhone. Varios de los puntos que vamos a citar ya se han comentado en el artículo anterior, ya que el consumo de la batería en iOS es muy similar.

Una vez más, recordamos que el sentido común es el mejor método para ahorrar energía.

Estos son consejos específicos para dispositivos con el sistema operativo iOS, sin embargo, otros teléfonos o tabletas pueden tener una configuración parecida, por lo que también se podrían aplicar estos métodos a otros modelos. Los iPhone permiten ajustar el brillo automáticamente en función de la luz del entorno. Esta configuración consume muchos recursos y, por lo general, no compensa tenerlo activado. Conjuntamente, reduce el brillo de la pantalla a entre un 10-25% de intensidad. Estos servicios usan GPS para diversas aplicaciones. Si bien son útiles cuando hacemos turismo, tenerlos constantemente activados no es recomendable. El iPhone está enviando señales constantemente para mantener actualizada la posición y la información, haciendo que la batería se descargue rápidamente. Push es muy útil cuando tenemos mucho tráfico continuado de correos electrónicos ya que se cargan los mensajes casi al instante desde el servidor. Pero si no te importa esperar un poco por los e-mails, puedes reducir el ciclo de descarga del iPhone para que no esté “escuchando” constantemente si hay o no un nuevo correo electrónico. Tanto la red Wi-Fi como el Bluetooth deben ser desactivados cuando no estén siendo utilizados, ya que utilizan una cantidad significativa de batería. Si no estás cerca de un punto de acceso Wi-Fi o no estás enviando/recibiendo archivos de otros dispositivos Bluetooth, debes apagar estos dos radios.

Cuando necesites conectarte a Internet, siempre debes preferir una red Wi-Fi a la red de Datos Móviles.

En una zona con cobertura 3G constante y buena, el consumo de ambos radios es muy parecido. Sin embargo, cuando la cobertura de telefonía es menos buena, el iPhone estará en constante búsqueda de la mejor torre de telefonía para conectarse. En esos casos, el Wi-Fi es mejor para el consumo de batería. Las aplicaciones utilizan notificaciones para informar acerca de novedades o eventos relacionados con ellas, como por ejemplo, nuevos correos electrónicos, mensajes de texto, recordatorios, menciones o comentarios en redes sociales… Estas notificaciones encienden la pantalla de iPhone además de incluyen audio y vibración en muchas ocasiones. Estas notificaciones se pueden personalizar, elimina las notificaciones sonoras, con vibración o que directamente no sean necesarias. Reducir el tiempo que necesita el iPhone para apagar la pantalla ayuda a conservar energía de la batería. Cuando el Smartphone se coloca sobre la mesa pueden pasar varios minutos hasta que la pantalla deja de iluminarse. Configúralo para que se apague como mucho a 1 minuto. La vibración es útil para enterarse de una notificación cuando estamos en un entorno muy ruidoso o donde debemos tener el sonido desactivado. De todas formas, el pequeño motor que produce la vibración consume mucha batería cuando se enciende. Se puede limitar su uso o incluso desactivarlo del todo.

Repetidores móviles
La telefonía 4G es mucho más rápida que la conectividad 3G, pero también consume más energía de la batería. El LTE utiliza un hardware aparte dentro del teléfono que consume la batería muy rápido. Si no estás usando aplicaciones que requieran de un gran ancho de banda o la cobertura 4G en la zona es pobre, desactiva la conectividad 4G. Algunas aplicaciones no se cierran completamente cuando dejamos de utilizarlas. Muchas veces, quedan latentes y ejecutándose en segundo plano. Esto comporta un gasto de memoria adicional que repercute en el consumo de energía. Si no vamos a volver a utilizar estas aplicaciones durante bastante tiempo es recomendable cerrarlas completamente.En los teléfonos Android ya viene una opción para ver las aplicaciones que más batería gastan. Pero en los iPhones, no viene esta característica por defecto por lo que tenemos que utilizar aplicaciones de terceros para monitorear el uso de la batería. Un ejemplo de aplicación es Battery Doctor. La temperatura también es un factor a tener en cuenta para ahorrar batería. No dejes el iPhone en sitios demasiado calientes o demasiado fríos. Cuanto más caliente esté el iPhone, más rápido se agotará la batería. Evita dejarlo al sol o cerca de una ventana en verano.Los errores de software pueden dar lugar a una menor duración de la batería. Estos errores muchas veces se pueden corregir con una actualización del iOS de Apple. Aunque a veces puede ocurrir lo contrario, los usuarios de iPhone pueden recibir automáticamente cuando una actualización está disponible y saber los errores que soluciona.