¿Por qué los femtocelda que ofrecen las operadoras de redes móviles no son una solución viable a largo plazo?
Repetidores móviles

En el transcurso de los 2 últimos años, las operadoras de telefonía móvil han tenido finalmente que admitir que, en algunos casos, la calidad del servicio que ofrecen está muy por debajo de lo que sería deseable. Los clientes de las redes de todas las principales operadoras móviles se han visto afectados por problemas de débil cobertura de red, siendo algunas zonas más propensas a los problemas de señal que otras.
En cualquier caso, las razones que dan lugar a esta situación son fáciles de comprender: las ondas electromagnéticas que conforman las señales de las redes móviles, no pueden penetrar en los edificios de una forma eficaz, y son debilitadas, e incluso a veces totalmente bloqueadas, por las grandes estructuras. Este es nada más uno de los escenarios que pueden provocar una señal débil; el otro contexto altamente afectado es el de los clientes que viven en zonas rurales aisladas. Es considerablemente difícil garantizar una cobertura móvil de calidad en el campo. Esto es debido tanto a las largas distancias que separan a estos clientes de las torres transmisoras de sus operadoras, como al bloqueo producido por elementos propios del paisaje, como montes y árboles.
Las torres transmisoras son el corazón que mueve las redes móviles, son los equipos encargados de comunicar la señal móvil por toda la zona. Dicho de una forma sencilla: si te quedas fuera del radio de difusión de una de estas antenas, vas a sufrir una conexión móvil irregular y poco fiable. Las redes móviles han tomado medidas para subsanar estos problemas, ofreciendo amplificadores que pueden ser utilizados en sus redes: Vodafone tiene el Sure Signal, EE el Signal Box, y 3 ofrece el Home Signal. Todas estas opciones se basan en el uso de la tecnología de femtoceldas y las venden como soluciones efectivas y elegantes para amplificar la señal.

¿Qué es la tecnología de femtoceldas?
Repetidores móviles

Las femtoceldas necesitan una conexión de banda ancha para funcionar.
3G.co.uk define una femtocelda como un dispositivo que “utiliza Internet para constituir una conexión de alta velocidad con el proveedor de red de telefonía”. Esto se consigue conectando la femtocelda a una conexión de banda ancha, normalmente con un cable ethernet. De este modo, la femtocelda puede establecer una conexión con el proveedor de red a través de Internet, sin tener que depender de la señal de una torre de difusión. En teoría, esto debería garantizar una conexión 3G en cualquier punto del país, independientemente de lo lejos que se encuentre de una antena difusora. Sobre el papel parece la solución perfecta, y puede serlo para algunos clientes. Sin embargo, hay algunas pegas para esta tecnología que, lamentablemente, reducen drásticamente la utilidad de las femtoceldas. En algunos casos incluso pueden inutilizarlas totalmente.

Los inconvenientes de las femtoceldas

Las femtoceldas dependen totalmente de la existencia de una buena conexión de banda ancha; sin ella, no funcionan. Para mucha gente, esto no supone un problema, pero hay muchos otros que no necesitan o no quieren una conexión de alta velocidad a Internet. Además de esto, hay zonas que tienen velocidades de banda ancha extremadamente bajas. Para que te hagas una idea: Vodafone recomienda una velocidad de banda ancha mínima de 4,13 Mbps para usar su dispositivo Sure Signal. Esto queda claramente fuera del alcance de ciertos clientes, gente que puede estar doblemente perjudicada por sufrir una mala cobertura móvil y además baja velocidad de banda ancha. En esa situación, las femtoceldas resultarían inútiles.
Por otra parte, si tu conexión de banda ancha se cae a menudo, tendrás problemas con la femtocelda, ya que es necesaria una conexión a Internet fiable en todo momento para que la femtocelda funcione.
La necesidad de una conexión de banda ancha fiable tampoco es el único inconveniente de las femtoceldas. No son en ningún caso una solución global, sobre todo si tienes una familia numerosa o vives en un edificio con muchos ocupantes. El Sure Signal puede conectar hasta 8 dispositivos a la vez, y la Signal Box de EE y el Home Signal de 3, solo 4 al tiempo. Pongamos que vives en una casa en la que sois 3 ocupantes. Parece adecuado, ¿verdad? Pues no. Estos aparatos están bloqueados para que funcionen solo con dispositivos de esa misma red móvil: el Sure Signal solo funcionará con dispositivos Vodafone, la Signal Box de EE funcionará solo para los de EE, etc. A menos que todos los ocupantes de la casa estén ligados a la misma red móvil, quizá tengas tengas que acabar comprando varias femtoceldas para asegurarte de que todos ellos tengan señal.
Esto no es, ni de lejos, una solución ideal. Y esto no es todo: las femtoceldas necesitan que cualquier tarjeta SIM que se vaya a conectar a través de ellas, esté previamente registrada con el dispositivo. Esto quiere decir que solo los números pre-aprobados podrán usar la femtocelda, lo cual es molesto, y no es una solución viable cuando son un montón de gente los que quiere utilizar sus dispositivos móviles al mismo tiempo.
Como señala este artículo de Which, las femtoceldas no son lo suficientemente potentes como para funcionar bien en ciertos edificios. La conexión es irregular, todavía hay zonas del edificio sin señal. De acuerdo, mejor eso que nada, pero cuando estás pagando 100 libras por un dispositivo, no es descabellado esperar que sea una solución eficaz. Esto nos lleva al siguiente punto.

Repetidores móviles
Versión simplificada de un Nodo B tradicional y un Nodo B doméstico (femtocelda 3G) en la arquitectura 3G

La generación actual de productos femtocelda están más interesados en el márketing que en solucionar realmente el problema

Volviendo sobre el artículo de “Which?” que hemos mencionado más arriba; el probador del producto no recomendaría a nadie adquirir el producto Sure Signal de Vodafone. ¿Por qué? Porque le corresponde a Vodafone proveer de señal cada área, no que cada hogar tenga que pagar un dinero extra. Este es un motivo totalmente válido. Las operadoras móviles, que no están proporcionando el servicio que anuncian, quieren que los clientes gasten su dinero en solucionar el problema, y que usen su propia conexión de banda ancha para hacer sus llamadas.
Si la solución estuviera totalmente garantizada, funcionase independientemente (sin necesitar una conexión de banda ancha) y beneficiase a la totalidad de los usuarios, con independencia de la red móvil que utilicen, entonces las femtoceldas serían un producto muchísimo mejor. En la práctica, las femtoceldas solo mejoran la situación de un limitado cupo de personas. Están diseñadas para promocionar la red, para mantener a la gente en la red, y para convencer a otros de que se unan a la red.
Por ejemplo, imaginemos una casa con cuatro miembros. Dos de ellos tienen Vodafone, otro está con 3 y otro con O2, y ninguno de ellos recibe una buena señal. Si instalan una caja Sure Signal, y funciona, ya hay dos ocupantes de la casa con señal. Esto automáticamente incrementa las posibilidades de que todos los ocupantes de la casa se cambien a Vodafone, porque no sería lógico pensar que la gente se compre varios dispositivos bloqueados para distintas redes. Migrar todos los dispositivos móviles hacia la misma red es una solución mucho más barata y eficaz.
El caso es aún más extremo en los edificios de negocios. Piensa en donde tú trabajas, ¿todos tus compañeros están en la misma red móvil que tú? Probablemente no. A partir de ahí, queda claro que las soluciones que las operadoras de telefonía móvil ofrecen para sus usuarios de negocios son de hecho inútiles. Excepto, por supuesto, si la empresa proporciona a cada empleado un nuevo teléfono, todos ellos pertenecientes a la misma red, o si los empleados se cambian de red por sí mismos. En todo este proceso, la operadora de red no ha hecho absolutamente nada por desarrollar la infraestructura local de la red 3G, además ha vendido un aparato relativamente caro, y encima se ha asegurado contratos de telefonía para lo sucesivo.
En cambio, lo que hubiera sido más beneficioso sería que hubiese reconocido que hay un problema con el servicio que ofrece, y buscase soluciones que pudieran ser útiles para toda la zona, y no solo para los hogares que tienen dinero de sobra, o para los miembros de su red en particular. No obstante, muchas de las redes, si inviertes el tiempo suficiente llamando a los servicios de atención al cliente, puede que te proporcionen una femtocelda sin cargo. Aún así, este es un largo y laborioso proceso de que te vayan pasando de uno a otro departamento, para conseguir que te envíen un aparato que puede que funcione o puede que no.
El obstáculo definitivo para todas las femtoceldas que ofrecen las grandes operadoras de redes móviles es el hecho de que solo sirven para redes 3G. Piénsalo un minuto: EE es una red construida en torno al 4G, ese es el enfoque de toda su publicidad. Aún así, la solución que ofrecen a la gente que se ha pasado al 4G y que aún no tiene señal, es volver a ponerlos en la red 3G.

¿Por qué un repetidor supera a un dispositivo femtocelda?

Un repetidor es la solución óptima para los problemas de conectividad en casa.
Los repetidores funcionan amplificando la señal móvil distribuida por las propias antenas transmisoras. No necesitan ninguna conexión a Internet para absolutamente nada. Simplemente captan la señal disponible en el exterior, y después la “repiten” en el interior del edificio. De este modo, es factible transmitir esa señal a mucha mayor distancia de lo que cualquier femtocelda del mercado puede conseguir. Un repetidor puede proporcionar cobertura fiable a más de 1.000 M2, una cantidad infinitamente mayor que la que una femtocelda pueda alcanzar. Además de esto, hasta 100 usuarios pueden hacer llamadas y usar servicios de datos al mismo tiempo a través del dispositivo. De nuevo, esto es algo que ningún producto femtocelda puede ofrecer. Y los repetidores no son restrictivos: cualquier dispositivo de cualquier red (Vodafone, EE, O2, etc) se puede conectar a ellos.

Por último, otra inmensa ventaja de los productos RepetidoresMoviles es que tenemos modelos que son capaces de amplificar y retransmitir señal 4G, mucho mejor que los dispositivos femtocelda que solo son 3G.

Efectivamente, el repetidor de 5 bandas es capaz de retransmitir señales GSM, 3G y 4G al mismo tiempo. Esto significa que servirá para todos los dispositivos móviles, sin importar si son modelos nuevos o antíguos. Y todo esto sin las restricciones impuestas por las femtoceldas. Con los dispositivos StellaDoradus no hay necesidad de pre-registrar nada previamente: en cuanto los tienes instalados, solo hay que enchufarlos y ya está, funcionarán con todos los dispositivos sin ninguna configuración adicional.
Por todo ello, nuestros dispositivos son más fiables, menos restrictivos y, en resumen, más útiles que los amplificadores de señal que ofrecen las operadoras de redes móviles. También incrementan las prestaciones de tus dispositivos móviles, porque al conectarse a una señal más fuerte, estos no tienen necesidad de estar escaneando en busca de una conexión mejor, lo que prolonga la vida de las baterías.